jueves, 7 de junio de 2012

FLAONS DE MORELLA

Antes que nada pediros disculpas por no publicar nada. Ando un poco despistada con mis cosas y se me van las horas sin poder ofreceros alguna de las recetas que quiero compartir con vosotros.
Hoy le toca a unos pastelillos tradicionales de Morella, un pueblo en la sierra de Castellón que además de ser precioso tiene una gastronomía propia increíble, unos quesos que son maravillosos y una miel de escándalo (aunque a mi no me gusta la miel reconozco cuando el producto es bue
Son unos pasteles buenísimos, que duran mucho preparados y la masa base os puede servir para poner otros rellenos, como dulce de boniato, cabello de ángel o cualquiera que os pase por la imaginación, eso sí, con mucho dulce porque sino queda muy soso.
Es muy sencillo y el resultado es espectacular para una buena merienda de celebración, incluso para regalar a alguna persona querida (yo lo hago para quienes gustan de los dulces tradicionales en lugar de los típicos bombones).
Si tengo que añadir que la masa es muy delicada por lo que hay que tratar a los pastelillos con delicadeza a la hora de ponerlos en la bandeja del horno. Una vez horneados son más firmes pero siguen siendo frágiles así que no los pongáis en una bolsa de plástico para trasportarlos que se romperán.

No os entretengo más y aquí va mi receta.

INGREDIENTES (para unos 20 pastelillos):

PARA LA MASA:

250 gr de aceite de girasol (del bueno)
75 ml de aguardiente (o anís seco)
75 ml de mistela (se puede sustituir por vino de moscatel pero no es lo mismo y ahora en cualquier supermercado tenéis mistela a un precio muy razonable)
35 gr de azúcar
Harina de trigo normal la que admita (aproximadamente 500 gr)
Azúcar y canela para espolvorear

PARA EL RELLENO:

125 gr de requesón
125 gr de almendras molidas
125 gr de azúcar
1 huevo

PREPARACIÓN:
  •  Primero preparar el relleno para tenerlo listo: Mezclar el requesón con el resto de ingredientes cuidando de no agitarlo para que no se transforme en un líquido. Si queda muy líquido meterlo en la nevera un rato o añadir un par de cucharadas de azúcar más.
  • Para preparar la masa mezclar el aceite, el aguardiente y la mistela con el azúcar hasta que se haya disuelto.
  • En un bol grande poner la mezcla e ir añadiendo poco a poco harina removiendo con una cuchara de madera untada de aceite o con una espátula.
  • Añadir harina hasta que la masa se despegue del bol y quede una textura como rota pero brillante (os pongo unas fotos para que veáis como es la textura)
Aspecto de la masa preparada
  • Se hacen bolas pequeñas de masa y se aplastan para darles forma redonda (untando de aceite la superficie donde vais a trabajar la masa para que no se pegue)
  • Se rellenan con una cucharada del relleno y se cierran como si fueran empanadillas de toda la vida (también os pongo foto esta vez)
  • Se pintan de huevo y se hornean a 170º si el horno es de aire y a 180º si es de resistencia (arriba y abajo) hasta que estén doradas pero sin que se quemen (coloca papel de hornear en la bandeja para evitar que se quemen y se peguen).
  • Se dejan enfriar en una superficie plana (yo las dejo en la bandeja del horno puesta sobre una rejilla) y cuando ya estén templados se espolvorean con una mezcla de azúcar y canela (por cada 4 cucharadas de azúcar una CUCHARADITA de canela)
Y a disfrutar de unos estupendos bocados de cielo que ME SABEN A GLORIA

3 comentarios:

  1. Buenísimos!!!! pero creo que los haré cuando haya acabado el verano porque si sigo así me tendré que comprar un bañador de cuello vuelto ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola!! No conocía estos pastelillos, probaré hacerlos pronto pq tienen muy buena pinta. Gracias por compartir tu receta!!

    ResponderEliminar
  3. Esos pastelitos deben de estar buenísimos!!! Gracias aparte de ayudarme con un trabajo me has ayudado con la cultura de me tierra! :)

    ResponderEliminar